header

Consejos útiles para las diferentes etapas de la vida

Consejos para una boca adulta

sonrisa

La edad adulta es uno de los momentos clave para prevenir y cuidar la salud bucodental y así afrontar la vejez sin problemas.


Para conseguir una sonrisa sana debemos adquirir unos correctos hábitos de higiene buco dental, mediante el cepillado después de cada comida, completando la higiene con el cepillado de la lengua, con el uso diario de colutorios bucales e hilo dental. Si cuidamos bien la boca, facilitaremos cualquier tratamiento futuro.

Una correcta posición, alineación y buen estado de las piezas prolonga la vida de éstas y ayuda a mantener una atractiva estética.

La caries es una de las enfermedades más extendidas del mundo, es vital tratarlas cuanto antes. El diente no se regenera como la piel, por tanto, hay que evitar que la caries lo destruya y quede con cicatrices durante toda nuestra vida.

Es posible diagnosticar tempranamente enfermedades relacionadas con la salud de la boca. Ante cualquier herida en la cavidad bucal que persista más de 15 días, acude a la clínica dental.

La ausencia de dolor no es garantía de unos dientes sanos por eso es fundamental prevenir y visitar cada 6 meses al dentista.

Cuida la alimentación. Conviene tomar poco azúcar y mucho calcio, verduras y alimentos que propicien una correcta masticación, por ejemplo manzanas. Es recomendable evitar los alimentos duros como los huesos, turrones, pan duro etc...

Las personas que tienen diabetes pueden tener problemas en la dentadura y las encías más frecuentemente si las concentraciones de glucosa en la sangre permanecen altas.

Para conseguir una sonrisa bonita hay que limitar el consumo de ciertas sustancias que pueden dañar y amarillear el esmalte de sus dientes, como el tabaco, el vino, el café, el chocolate, los complejos vitamínicos...

Los traumatismos dentales adultos se producen frecuentemente en juegos de contacto y en la práctica de deportes en general. Es importante consultar con el especialista, aun en casos en los que no haya señales de lesión visible.

  • Las personas mayores son especialmente propensas a sufrir alteraciones bucales relacionadas con el uso de las prótesis dentales, ingesta de medicamentos y trastornos generales de la salud. La prevención es el primer paso para tener una boca siempre joven.

    El uso de dentaduras postizas (prótesis dentales), requiere de cuidados especiales y constantes: mantener la dentadura limpia y ajustada con rebases periódicos, evita la aparición de manchas, mal aliento o inflamación de las encías.

    Las encías se retraen con el paso del tiempo exponiendo las raíces, por lo que las personas mayores son más propensas a sufrir de hipersensibilidad en los dientes. En este caso es recomendable usar un dentífrico especial, sin olvidar consultar con el dentista y acudir a revisiones periódicas.

    La sequedad en boca es otro de los trastornos comunes entre las personas mayores. Puede ser debida al consumo de determinados medicamentos o tratamientos. Para prevenir la sequedad se aconseja el consumo de líquidos (aguas, bebidas no azucaradas, etc…), aunque se pueden recurrir también a productos para solucionar el problema, como ciertos sprays o enjuagues bucales, pero siempre contando con la prescripción del odontólogo.

    Algunas personas con artritis u otras condiciones que limitan el movimiento pueden tener dificultad para cepillarse los dientes. En estos casos es aconsejable recurrir a aparatos especiales, como cepillos eléctricos, para facilitar su higiene diaria.
  • Desde la infancia, la prevención es vital para el favorable desarrollo dental del niño.


    La prevención debe comenzar muy pronto, incluso antes de la erupción de los dientes: es preferible que el bebé utilice un chupete adecuado en vez de chuparse el dedo ya que el paladar puede deformarse y saldrán los dientes torcidos.

    Los principales métodos para prevenir la caries son la limpieza de los dientes y la limitación del consumo de dulces

    El flúor brinda una mayor dureza y resistencia al esmalte dental y lo protege de la caries.

    El cepillo de dientes debe ser de un tamaño adecuado para la boca del niño, tener un cabezal pequeño que pueda llegar a todos los recovecos y disponer de fibras que no sean ni muy duras ni demasiado blandas.

    Todos los dentífricos comunes sirven para los niños, aunque lo mejor es utilizar una pasta dentífrica infantil, menos abrasiva que las de los adultos.

    El sellado de las piezas dentales es un procedimiento de gran utilidad para la prevención de la caries. Consulte al odontólogo su conveniencia.

    Es fundamental que las visitas al dentista sean regulares, sólo así se podrán detectar las alteraciones en sus inicios,

    Consejos sobre qué hacer si tu hijo sufre la rotura de un diente

    Ante todo tranquilízate, él está dolorido y nervioso y debes hacerte cargo de la situación haciendo que él esté sereno.

    Si el diente está roto en su totalidad, incluyendo la raíz, debes recogerlo y colocártelo debajo de tu lengua, no en la suya, no olvides que él es demasiado pequeño y está nervioso y podría llegar a tragárselo.

    Acude rápidamente a tu clínica dental, el tiempo es lo más importante. En 10 ó 15 minutos debes llegar a la consulta, si pasa media hora o una hora hay menos posibilidad de que el diente arraigue.

    Si se trata de una rotura parcial, sólo de la parte visible sin desplazar la raíz, también debes acudir a tu clínica dental, para comprobar el estado de la raíz, para evitar dolencias futuras y por supuesto, para arreglar la apariencia del diente.

  • Consejos para conseguir una preciosa sonrisa
  • sonrisa

    Son pequeñas rutinas y sabios consejos, que te ayudarán a conseguir una bonita sonrisa.


    Cuida tu alimentación. Conviene tomar poco azúcar y mucho calcio, verduras y alimentos que propicien una correcta masticación, por ejemplo manzanas. Es conveniente evitar los alimentos duros como marisco...

    Limita el consumo de ciertas bebidas como el café o el vino tinto ya que ensucian tus dientes, al igual que los cítricos, como las naranjas y los limones. Lo mismo ocurre con los refrescos de gas que son especialmente agresivos para la dentadura, pudiendo llegar a ser tan corrosivos que comen el esmalte de los dientes. Esto puede llegar a ocurrir siempre que se haga un uso excesivo, o por el contrario si no se está realizando un buen cuidado dental.

    No olvides el cepillado después de cada comida aunque estés fuera de casa acostúmbrate a llevar cepillo y pasta de dientes dentro de tu "equipaje diario".

    Los traumatismos dentales en niños y adultos se multiplican en los meses de verano al aumentar los juegos de contacto y en la práctica de deportes en general. Ya sea en dientes temporales o definitivos es importante consultar con el especialista, aun en casos en los que no haya señales de lesión.

    Ante una elevada sensibilidad con el consumo de helados u otros alimentos fríos. No dejes de visitar a tu odontólogo para que te dé una solución a este problema, además puede ser el primer síntoma de que tu salud bucodental no es la deseable.

    La ingesta de agua puede en muchos casos ser un buen aliado para tener unos dientes sanos y prevenir la caries, esto es debido a las concentraciones de flúor que se encuentra en el agua.

     


    Regresar